Las 3 ventajas de no cobrar por tu trabajo (o de cobrar muy barato)

March 9, 2017

 

 

Si ya hace un tiempo estás brindando un servicio, pero todavía no sabes como cobrar por el valor que ofreces...entonces seguí leyendo porque este post es para vos.

 

Al tener que comenzar a cobrar por nuestros servicios, hay muchas cosas que nos pasan, ya que acá se mezclan nuestras creencias sobre el dinero, sobre el valor que aportamos, está mezclada nuestra AUTOESTIMA con la idea de venderNOS, todo un lío del que muchas veces nos cuesta escapar.

 

En mi caso no fue diferente...después de certificar como coach decidí poner un precio por debajo del que otros coaches  (más o menos en mi misma situación) estaban cobrando. Además tenía el pensamiento de que como era nueva en el mercado, lo mejor era tener muchos clientes que me pagaran poco a unos pocos que me pagaran un poco más. 

 

Esta estrategia al final me funciono, y al mismo tiempo no me funciono:

 

Las ventajas de cobrar barato son:

 

1. Poca exposición: 

 

Al no cobrar o hacerlo muy barato, en realidad no te estás exponiendo, porque si tu precio es un poco más elevado capaz que el otro te dice que no. Y el no, nos duele en el cuerpo, no podemos diferenciar (o nos cuesta mucho) el entender que cuando te dicen que no, es a lo que ofreces y no a Vos como persona...

Creo que este es uno de los grandes aprendizajes por los que tenemos que pasar...aceptar que hay gente que nos va a decir que no...

 

Clave: 

 

Aprender que:

- Lo que hacemos no le va a resultar conveniente/lindo/bueno a todo el mundo.

- Es mucho más efectivo descubrir quien es tu cliente ideal, y dirigir tus esfuerzos y energías a comunicarte con el.

- Aceptar que lidiar con los NO es parte de ser un profesional que vende servicios.

 

2. Toda la responsabilidad está en el cliente:

 

¿Qué significa esto?

 

El dinero en papel, representa el valor que aportamos a un cliente determinado. Cuanto más dinero cobramos por nuestro servicio, mejores tenemos que ser, mejores estrategias tenemos que utilizar. No estoy diciendo que quienes no cobran o cobran barato no están comprometidos con su cliente, lo que si estoy diciendo es que cuanto más valor le ponés a tu trabajo, necesariamente mejor que tenés que volver.

 

El otro día estaba escuchando una entrevista que le hizo Tim Ferris a Anthonny Robbins!!! Dos grandes reunidos durante dos horas!! (Esta en youtube en el postcats de Tim) 

 

Tony cuenta que el durante el año tiene 6 clientes a los que les hace consultoría, estamos hablando de un tipo de trabaja con los más grandes deportistas, empresarios, políticos y referentes, por sus servicios el cobra U$D 1.000.000 y el decía que al cobrar ese precio el tiene la responsabilidad de ser el mejor, para ofrecer a sus clientes lo mejor que el tenga disponible...

 

Clave: 

 

De este punto yo saco una idea principal...

 

Cobrar barato te deja en tu zona de confort!!! Ni hablar de no cobrar...

 

Entonces si yo quiero ser la mejor! tengo que comenzar a valorar mi trabajo y a ponerme estándares que me permitan mejorar a cada momento...uno de esos estándares necesariamente tiene que ser cuanto cobro.

 

No digo que de la noche a la mañana dupliques tus precios, pero si que comiences por algo:

 

a. Si en este momento no estás cobrando, ponete una fecha límite! Y comenzá a decirles a tus clientes que vas a comenzar a cobrar, informándoles el precio.

 

¿Vas a perder algunos clientes?

 

Seguro  que si...pero en el camino lo que podes ganar es dejar abierto el espacio para que te lleguen esos clientes que te comiencen a pagar por lo que ofreces.

 

b. Si en este momento estás cobrando barato, subí tus precios, avisale a tus clientes, con tiempo y en la fecha que elegiste comenza a cobrar...

 

Una estrategia que yo utilizo es armar paquetes, ofertas para mis clientes.

 

Por ejemplo: Una sola sesión de coaching siempre va a ser más cara que una proceso de 4 o 6 sesiones, fija estos precios por adelantado y mantenete ahí.

 

Otra estrategia que utilice es ponerme un límite...me dije a mi misma que ya no iba a regalar mi trabajo nunca más...porque ese no era el mensaje que le quería mandar al universo, así que con algunos de mis clientes que sabía que no me podían pagar lo que yo pedía, hice un arreglo muy especial...

 

(Ojo, esto lo hice con sólo dos personas, en las que confiaba, a las que sabía que podía ayudar y en las que veía muchas ganas de lograr algo diferente para sus vidas)

 

Les ofrecí que como yo no quería dar  más mi trabajo a cambio de nada, que me trajeran ellos algo, un regalo a mi, lo que ellos en ese momento pudieran, dentro de sus posibilidades.

 

Eso sí, fijate un límite para este tipo de arreglos...hace una lista de las características que tiene que reunir la persona con la que vas a trabajar asi...

 

La verdad que este arreglo me trajo muchas satisfacciones:

 

- Amo los regalos!! Me encanta ese momento en el que no sabes con que te  podes encontrar...

- Además pude notar que las personas con las que trabaje así no sentían que yo les estuviera haciendo un favor, al contrario, ellos sentían que me estaban devolviendo lo que yo podía darles. De esa manera nos ubicamos en un equilibrio...Ganar - Ganar.
- A partir de esa decisión comencé a tener más clientes dispuesto a pagarme lo que yo pido. 

 

3. Crees que es más fácil tener muchos clientes que te paguen poco, que pocos clientes que te paguen mucho...

 

Este es un error muy común, yo tuve esta clase de pensamientos y me costó un poco salir de ahí, por eso hoy comparto esto con vos.

 

Pensemos en esto, los especialistas más reconocidos en su campo, no son reconocidos por cobrar barato, si no por el VALOR que ofrecen, desde este punto de vista, el pensamiento de mejor muchos clientes que me paguen poco...ya está errado. Mejor tener clientes que te reconozcan por la manera en la que solucionas sus problemas o en las que los ayudas a ellos a hacerlo.

 

A nadie le gusta decir que va a un Coach, arquitecto, médico, contador, porque cobra barato...entonces ¿Por qué te pones en ese lugar?

 

 

Clave: 

 

Centrate en ofrecer una solución ÚNICA para tus clientes, elegí un nicho en el mercado y CONVERTITE en un especialista en brindar un tipo de solución y cobra por ello el valor que vos creas justo.

 

Sergio Fernandez, en su libro "Vivir sin Jefe", dice que al dar el precio de tu producto/servicio es necesario que te conviertas en James Bond, es decir que lo digas con seguridad, con aplomo, sin que te tiemble la voz y sin que te transpiren las manos.

 

Esta es una habilidad que se puede desarrollar con la práctica, parate frente al espejo y mirándote a los ojos, practica decir el precio, practica tu postura, tu lenguaje gestual y entrenate!!

Cuando no sos capaz de decir el precio desde ese lugar de tranquilidad, tu cliente se da cuenta y desconfía, porque esa es la emoción que le estás transmitiendo.

 

En el próximo post, te voy a dar algunas estrategias para fijar el precio de tus servicios!!

 

 

Si te gusto este post...compartilo.

Si tenés algún amigo al que crees que le pueda servir...etiquetalo!

Si  me querés dejar algún comentario...me encantaría saber de vos!!

 

Besos y Abrazos

  

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Encontrando tu mt2: El secreto está en ELEGIR...

February 10, 2017

1/2
Please reload

Entradas recientes